Por qué es importante calibrar una cámara climática

Los alcoholímetros requieren calibraciones periódicas para evitar la deriva de la sensibilidad.

Igual que con cualquier instrumento de precisión, los alcoholímetros y etilómetros requieren calibraciones periódicas que mantengan la fiabilidad del equipo a lo largo de toda su vida útil. A los alcoholímetros les afecta la deriva de la sensibilidad temporal. Esta deriva, según el tipo de sensor y las condiciones de uso, varía en un rango de 0.3% a más de 3.00% mensual. A mayor calidad del sensor, normalmente, menor es la deriva de la sensibilidad. La deriva puede verse afectada, incrementándose notablemente, cuando se realizan gran número de pruebas y cuando hay mucha humedad ambiental. Por este motivo, se recomienda efectuar calibraciones en ciclos de 180 a 365 días dependiendo de las condiciones de uso y los requerimientos del equipo.

Los distribuidores o fabricantes deben ofrecer el servicio de calibración

Cuando adquirimos un alcoholímetro o etilómetro es importante que éste se pueda calibrar. Además, es interesante que el distribuidor o fabricante ofrezca el servicio de calibración periódicamente. De lo contrario, el alcoholímetro dejará de ser eficaz progresivamente hasta producir un margen de error que lo haga ineficaz.

Asegúrese de obtener su certificado de calibración

Calibraciones IME dispone de un laboratorio de etilómetros propio. En él se efectúan todas las tareas de manteniendo y calibración de los sensores. Normalmente, la vida de un sensor electroquímico permite de 6 a 10 ciclos de calibración. Una vez completada con éxito la calibración, el laboratorio debe emitir un certificado que acredite todos los parámetros del ensayo. Calibraciones IME proporciona dicho certificado.

Asegúrese de acudir a un laboratorio especializado

En el proceso de calibración se ajusta internamente el alcoholímetro o etilómetro a un estándar predeterminado. Dicho ajuste se establece en una solución de alcohol que espira un simulador. Este simulador imita los aparatos digestivo y respiratorio humanos. La solución de alcohol se calienta a una temperatura de 34ºC en un recipiente climatizado. Después, mediante una bomba externa, se genera un vapor con la concentración deseada para el punto o los puntos de corte de calibración que requiera el aparato. CDP ofrece todos los elementos necesarios para poder efectuar verificaciones y calibraciones de alcoholímetros. CDP dispone tanto del simulador como de las soluciones de alcohol necesarias para llevar a cabo las pruebas.

Siga minuciosamente el protocolo establecido por el fabricante

Cada alcoholímetro o etilómetro dispone de su propio protocolo de calibración determinado por el fabricante. Es importante seguir las instrucciones de calibración de manera exacta. Cada calibración debe ser confirmada por una verificación para asegurar que la unidad se ha calibrado correctamente. Estos procedimientos están descritos con detalle en el manual de mantenimiento, pero sólo pueden llevarse a cabo por un supervisor adecuado y en un laboratorio acreditado.

Un alcoholímetro que no se calibra periódicamente, pierde progresivamente su fiabilidad y eficacia hasta convertirse en un trasto inútil. Asegúrese siempre de adquirir alcoholímetros de calidad a distribuidores/fabricantes que proporcionen el servicio de calibración con todas sus garantías.

Tags

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *