Francia al final del siglo XVIII vio nacer el metro y el kilogramo

para evitar un sinfín de cálculos que la mayoría de campesinos no son capaces de efectuar y que provocan errores cotidianamente