Las sustancias que se pasan por tamiz deben ser sólidos heterogéneos y al menos uno de ellos, el que se quiere purificar, tener la consistencia de la arena o del polvo, pues si sus partículas son más grandes, quedarán retenidas en su totalidad en la malla coladora